Retinopatía Diabética

DIABETES

Es una enfermedad crónica y progresiva de carácter hereditario o adquirido que se caracteriza por una alteración metabólica generalizada del organismo y el aumento de glucosa (azúcar) en sangre mayor de 126 mg/dl en ayuno lo cual se conoce como Hiperglucemia esto debido a un mal funcionamiento del páncreas.

Actualmente es la tercera causa de muerte de la población en edad productiva. Esta enfermedad tiene serias consecuencias en el organismo entre las que se encuentran el daño a células y tejidos especialmente los de la retina (ojos) produciendo retinopatía diabética, riñones (insuficiencia renal), corazón (cardiopatía coronaria) y extremidades inferiores (pies) (neuropatía diabética).

Se asocia a la destrucción paulatina e irreversible de los vasos sanguíneos a todos los niveles del organismo.

Al inicio de la enfermedad no se presentan signos ni síntomas específicos, pero puede haber polidipsia (sed), poliuria (orinar frecuentemente), polifagia (hambre excesiva).

¿Dónde se presenta la Retinopatía Diabética?

En la RETINA, que es una capa delgada localizada internamente en el ojo y que forma parte importante de nuestro sistema visual, existen diminutos vasos sanguíneos que pueden romperse o alterarse por la enfermedad, dañando severamente la visión llegando incluso a la ceguera. Los primeros signos se presentan a partir de los 5 años posteriores al diagnóstico de diabetes, la visión en un principio no presenta ningún cambio, razón por la cual se le conoce enfermedad silenciosa; el paciente no se percata de su enfermedad ocular hasta que comienza a disminuir su visión progresivamente, presenta manchas negras, visión borrosa, lagrimeo; en este momento el ojo ya presenta daños muy importantes que deberán ser controlados por el médico oftalmólogo (RETINOLOGO) de manera inmediata. Además, se deben realizar estudios complementarios especializados del ojo como son ultrasonido ocular y Angiografía de retina.

Las presencias de alteraciones vasculares a nivel de la retina producen formación de microhemorragías, exudados, infartos y sangrados internos intraoculares que disminuyen la visión del paciente provocando además otras complicaciones como glaucoma (aumento de la presión del ojo) catarata (opacidad del cristalino) y desprendimiento de retina.

Los tratamientos actuales para el control del daño y las complicaciones oculares por la diabetes son diversos y si son realizados oportunamente muy efectivos. Estos pueden ser: Tratamiento con medicamentos aplicados nitra-ocularmente, fotocoagulación con rayo láser Argón y cirugía de vítreo-retina (victrectomía) Además del control y cuidado adecuado de la glucosa con medicamentos, dieta y ejercicios.

Es importante aclarar que la persona llega a quedar ciega por la progresión y daño de la enfermedad y no por los tratamientos realizados, debido a esto frecuentemente a que el paciente acude a consulta oftalmológica para su tratamiento de manera tardía, es decir cuando enfermedad se encuentra en un estadio avanzado.

Recuerde Siempre:

La Diabetes afecta a todos los órganos del cuerpo, es una enfermedad muy peligrosa y específicamente en el caso de los ojo puede ocasionar CEGUERA IRREVERSIBLE, por lo cual el paciente debe revisar sus ojos de manera periódica por especialistas oftalmólogos disminuyendo así el riesgo de complicaciones con una «cultura de prevención» que significa un tratamiento temprano y oportuno con buenos resultados; el éxito no depende solamente del descubrimiento precoz y tratamiento del oftalmólogo  sino de la actitud, responsabilidad y cuidado del propio paciente.